mujer comiendo

¡Olvídate de las dietas y practica la alimentación consciente!

Durante la crisis del COVID-19, encerrados en casa, nos hemos encontrado haciendo múltiples viajes a la nevera o a la despensa, para descubrir que, en realidad, no teníamos hambre. Esos viajes eran motivados en muchas ocasiones por estados de ánimo o emociones como el estrés, el aburrimiento, la angustia, la soledad… o incluso la rabia o el miedo. Es lo que se conoce como el hambre emocional: comemos con la finalidad de calmar emociones o sensaciones.

Y claro, entre el comer demasiado y el moverse menos, han aparecido unos kilos de más que ya pueden empezar a preocupar. Con lo que quizás podemos haber pensado en hacer dieta otra vez, aunque sabemos que esto no soluciona la causa del problema.

Pues hoy tenemos una propuesta que te ayudará a controlar tu peso mientras te alimentas de una forma saludable. Así que, ¡olvídate de las dietas y practica la alimentación consciente o mindful eating!

¿Qué es la alimentación consciente o mindful eating?

La alimentación consciente es una práctica de mindfulness que pretende que llevemos nuestra atención plena a todo el proceso de la alimentación, desde la compra y la cocina, hasta el mismo acto de comer.

Se trata de poner toda nuestra atención en lo que estamos haciendo, de quitar el piloto automático y observar las emociones, las conductas y las rutinas que se desarrollan alrededor del acto de comer.

Por ejemplo, es típico que, con el estrés y las prisas, comamos compulsivamente y no nos demos ni cuenta de lo que comemos. Entonces, claro, ni siquiera identificamos las sensaciones de hambre y saciedad, por lo que acabamos comiendo de más o a deshora.

3 propuestas concretas para una alimentación consciente

  1. Visita tu nevera y tu despensa y reflexiona: ¿qué tipos de alimentos hay? ¿Se parecen a algo que da la naturaleza o son todos platos preparados? ¿Tienen buenos perfiles nutricionales o están cargados de azúcar añadido y grasas saturadas sin apenas nutrientes?
  2. Cuando vayas a comprar, haz la lista de la compra y cíñete a ella. Atiende a qué productos te reclaman cuando estás ya en la tienda. ¿Tienen bonitos envases, son hipercalóricos? ¿Y si te das un capricho diferente? Unos arándanos o unas zanahorias baby pueden ser un buen tentempié. Prueba cosas nuevas que puedan sustituir el picoteo poco saludable.
  3. Come sentado/a, en un entorno tranquilo, respetando unos horarios, sin distracciones como la lectura o la televisión. Mastica bien los alimentos y, si comes en compañía, fíjate en si eres la primera en acabar. Intenta bajar el ritmo, acabar la última. Sáciate, pero no del todo e intenta no llegar nunca a la sensación de no puedo comer ni un bocado más.

Para mejorar tu estado de ánimo, intenta también controlar el estrés, para ello el ejercicio y el descanso son también fundamentales. En Youtube encontrarás muchos tutoriales para la relajación, clases de yoga o estiramientos. Añádelos a tu rutina diaria y verás que te ayudan a estar más centrada y relajada.

También puede ayudarte contar con Kneipp® Stress Balance, un comprimido con tecnología bicapa y doble acción a lo largo del día. Es ideal para momentos en que te ganan las exigencias de la vida diaria y necesitas recuperar la tranquilidad, cuando los nervios, el cansancio y la fatiga no te dejar seguir adelante. Busca entonces un momento para ti que te permita recuperar.

Kneipp Stress Balance

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.