conciliar el sueño

7 razones por las que no consigues conciliar el sueño

¿Hay algo más fastidioso que no poder dormir cuando nos vamos a la cama? Sí lo hay, que sea una situación que se repita cada día. No conseguir conciliar el sueño nos angustia durante la noche y nos pasa factura al día siguiente. Veamos cuáles pueden ser algunos de los motivos por los que duermes y no consigues descansar.

7 razones que pueden afectar al sueño

  • En la adolescencia, es habitual que los jóvenes sientan la necesidad de acostarse tarde. No es solo por el paso a la vida adulta, sino que se producen cambios en su reloj biológico que los llevan a sentir el sueño más tarde que antes. El uso de dispositivos móviles antes de acostarse no hace sino agravar la situación. Si al día siguiente, tienen que madrugar para ir a clase, la somnolencia y el cansancio están asegurados.
  • En la edad adulta, muchas personas se ven afectadas por el estrés, la ansiedad y las exigencias de la vida diaria. Van corriendo todo el día y, a pesar de llegar a la noche exhaustas, no consiguen conciliar el sueño. Como en la mayoría de los casos, para combatir el insomnio, será necesario establecer actividades relajantes durante el día, algo de ejercicio físico y una rutina de descanso.
  • Diversas enfermedades pueden influir en la calidad del sueño, como las relacionadas con el corazón, los pulmones o el sistema nervioso. También las piernas inquietas o la apnea del sueño. Y, por supuesto, todas las que cursan con dolor.
  • Por otra parte, suelen tener efectos sobre el sueño trastornos psicológicos como la depresión y otras enfermedades mentales. En ambos casos, hay que pedir ayuda experta.
  • El abuso de sustancias como la cafeína y el alcohol pueden hacer que no logremos conciliar el sueño. La moderación, en estos casos será nuestro mejor aliado. No consumir cafeína en la segunda mitad de nuestra jornada ni alcohol en las horas previas a acostarnos.
  • Es conocido que lo mejor para dormir bien es establecer una buena rutina de sueño, yéndonos a la cama y levantándonos siempre a las mismas horas. Pero esto no es posible para todo el mundo. Muchas personas se ven afectadas por una alta inestabilidad horaria, debida al trabajo por turnos o por cubrir el turno de noche. El desencadenante del insomnio, en estos casos, es la variación de los horarios y el no poder dormir en las horas nocturnas, que es cuando nuestro cuerpo está programado para hacerlo.
  • Las personas mayores tienden a tener peor calidad de sueño, les cuesta dormir de un tirón por la noche y después se quedan dormidas a cualquier hora durante el día. No sucumbir a las siestas y aceptar que el sueño no tiene ya la misma calidad que antes es fundamental para trabajar el insomnio en esta etapa de la vida. De todos modos, las personas mayores no deberían de sentir que duermen siempre poco y mal, también en estos casos hay que poner remedio.

Ahora que ya sabes cuáles son las causas más frecuentes del insomnio, descubre cómo mejorar tu calidad de sueño con este artículo: 10 trucos para dormir mejor y combatir el insomnio.

Y recuerda que Kneipp pone a tu alcance una amplia gama de productos naturales para ayudarte a conciliar el sueño.

* Los complementos alimenticios no sustituyen una dieta variada y equilibrada y un modo de vida sano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Estás a un paso de convertirte en Kneipper!
Descubre antes que nadie nuestros últimos lanzamientos, descuentos y sorteos
Consigue el reto de 21 días para ser feliz
¡Estás a un paso de convertirte en Kneipper!
Descubre antes que nadie nuestros últimos lanzamientos, descuentos y sorteos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.