Una piel hidratada es signo de belleza y salud

¿Sabías que la piel puede ser un indicador de salud?

Una piel sana luce un color uniforme y una textura lisa, hidratada y flexible. Cuando uno de estos elementos no se cumple, puede que estemos ante una carencia, una disfunción o incluso una enfermedad.

Unas ojeras excesivas no sólo son un indicativo de falta de sueño, también pueden ser la consecuencia de una dieta baja en hierro. Las enfermedades de riñón tienden a amarillear la piel. Y enfrentarte a situaciones de estrés, nerviosismo y/o ansiedad pueden desencadenar brotes de dermatitis atópica.

Y es que, ¿sabías que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo? Cuenta con una superficie de unos 2 m2 y supone, aproximadamente, el 15% del peso corporal total.

Aunque su principal función es la de proteger al organismo de cualquier agente externo, no deja de ser un órgano sensible e reactivo. Si su barrera natural se altera, su función protectora y su aspecto se deterioran:

  • Se percibe más seca, áspera y/o agrietada.
  • Pierde elasticidad.
  • Es más vulnerable, pudiendo llegar a infectarse e inflamarse.

De ahí la importancia de mantener nuestra piel cuidada, hidratada, protegida y sana.

Cada piel es distinta

Pero, no toda nuestra piel es igual ni necesita los mismos cuidados. La piel de los párpados, por ejemplo, es la más fina de todo el cuerpo humano, no llega a los 0,5 mm de grosor. Mientras que, la piel más gruesa la encontramos en las palmas de las manos y los pies (hasta 4 mm de grosor en el talón). Y tiene sentido si pensamos la cantidad de objetos con los que entran en contacto las manos y el esfuerzo que realizan los pies diariamente.

Protege tu piel

La epidermis, la capa más superficial de la piel, está formada por diferentes capas de células que renovamos en ciclos de 28 días, aproximadamente. ¡Y es que perdemos más de 30 mil células por minuto!

“Perdemos más de 30 mil células por minuto”

A lo largo de nuestra vida, llegamos a “cambiar” de piel unas 1.000 veces. Aun así, se dice que “la piel tiene memoria”. ¿Por qué? La exposición al sol, por ejemplo, es acumulativa durante la vida. Esto quiere decir que el daño al que se somete la piel con cada sobreexposición solar se queda grabado. Las quemaduras, las manchas o las arrugas son lesiones irreversibles que permanecerán para siempre en la piel y se irán acumulando con el paso del tiempo.

De ahí, la importancia de utilizar durante todo el año un protector solar de al menos FPS 30 según los expertos yaplicar, como mínimo a la noche,una loción hidratante que facilite la regeneración de nuestra piel mientras dormimos.

Hidrata tu piel: El Factor Natural de Hidratación (FNH)

Lahidratación es uno de los cuidados más básicos si queremos que nuestra piel mantenga suelasticidad, firmeza y luminosidadtodo el año y a cualquier edad.

Cuando nacemos el 80% de nuestro organismo es agua. En general, el porcentaje de agua del cuerpo humano oscila entre el 50% y 70%, según la edad de la persona, su estado de salud y su nutrición.Con el tiempo, esta cantidad disminuye por el proceso de envejecimiento.

Así, nuestra pielpierde hidratación diariamente y, su principal fuente de agua le llega desde el interior del organismo. Es lo que se conoce como Factor Natural de Hidratación(FNH) o también conocido por sus siglas en inglés NMF (Natural Moisturizing Factor), proceso por el cualla epidermis se encarga de conservar y retener el agua del interior para mantener la piel hidratada.

De hecho, las cremas y lociones hidratantes no aportan agua a la piel. Entonces, ¿por qué se dice que hidratan la piel? La función de estas cremas y lociones es contribuir a mantener en equilibrio la barrera protectora de la piel, minimizando la cantidad de agua que pierde diariamente mediante el proceso de evaporación.

La hidratación es fundamental para mantener la piel en buen estado. Existen lociones para todo tipo de pieles, según las necesidades de hidratación de cada una.

La loción corporal ligera Kneipp® Enjoy Life hidrata intensamente la piel y es perfecta para el día a día. Si tienes la piel sensible, te recomendamos la loción corporal ligera Kneipp® Soft Skin, con aceite de almendra de alta calidad.

Mantener la piel hidratada y protegida retrasa su envejecimiento

Pero, si lo que buscas es hidratar tu piel y prevenir su envejecimiento prematuro, deberías utilizar una loción a base de vitaminas y antioxidantes, como la loción nutritiva Kneipp® Balancing que además, ayuda a relajar cuerpo y mente gracias a sus aceites esenciales de lavanda.

Y recuerda, tu piel es para toda la vida, ¡cuídala!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, acepta el uso que hacemos de ellas. Puede cambiar la configuración de cookies en cualquier momento.